sábado, 11 de junio de 2016

LA PECADORA Semana XI Tiempo Ordinario (C)

PECADO Y PERDÓN



Plantearse el perdón hoy en día es ambiguo, y lo es porque no está claro el significado de pecado, y por este motivo nos invade el relativismo de la ambigüedad del pecado, es decir, de lo que está bien o está mal. Ese mal salpica a nuestro mundo, pero también a los cristianos, creando un creyente no practicante, que presume que esa actitud es más evolucionada que aquel que se esfuerza en cumplir preceptos.
Cuando católicos, o que dicen serlos, quieren jugar a ser progresistas para justificar que todo puede estar bien, y que si no es así, se es un antiguo o un involucionado es entonces cuando se puede caer en a la tentación de buscar un pacto con el pecado y con lo inmoral aun diciendo creer.
Por ello lo primero para alcanzar el perdón es cumplir la Ley de Dios, y reconocer la culpa, cuando se reconoce la infidelidad y el alejamiento es cuando empieza la conversión.
Para poder llevar a esto a término hace falta una buena dosis de humildad y de servicio, como la mujer pecadora que se puso a los pies del Señor, y le enjugo los pies con un perfume caro que es el valor de la sencillez, junto a las lágrimas de la pena y del amor, ese es el camino que nos puede llevar a la redención copiosa de nuestras faltas y entonces merecer el perdón de Dios, no con nuestros méritos, sino por la grandeza de las maravillas que el Señor obra en cada uno de nosotros.
No nos justifica nuestra fuerza ni nuestros méritos, propios de la creencia del hipócrita y el cumplidor de ley, la Ley verdadera libera al hombre, no por cumplimiento obligado, sino por salvación plena del amor en Cristo que nos lleva de la muerte a la vida y a la resurrección.
Si nuestro arrepentimiento es sincero se dará en nosotros la gracia de la conversión, de girar el rostro al mundo para poder agradar a Dios con un corazón sincero que es lo que en definitiva ama el Señor.

Javier Abad Chismol

viernes, 27 de mayo de 2016

SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y LA SANGRE DE CRISTO 2016


“ALABADO SEA EL SANTÍSIMO 

SACRAMENTO”


Celebramos la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, celebramos la mayor entrega de amor que se ha realizado en toda la historia de la humanidad. El Padre que nos amó sin medida nos dio a su único Hijo Jesucristo para anunciarnos el camino de la salvación.

Tanto nos amó que se entregó por nosotros en la cruz, cargó con nuestro pecados y nuestras infidelidades.

Una vez terminado su camino por este mundo nos dejó la Eucaristía como viático, como alimento para el camino. Su alimento es para la vida eterna, camina con nosotros y cada vez que comulgamos el Señor pasa a formar parte de cada uno de nosotros, nos configuramos con Él y por lo tanto el Sacramento nos da la comida espiritual que necesita nuestra alma, para así alcanzar la plenitud y gozar ya del amor de Dios en nuestra vida mortal.

En la Eucaristía se nos ofrece el remedio de la inmortalidad y la prenda de la resurrección. La Eucaristía es el misterio de la fe, todos los días la celebramos, pero en esta solemnidad tiene que ser de una manera especial. 

El Sumo Sacerdote Melquisedec agradece a Dios la victoria, y lo hace con el pan y con el vino.

La multiplicación de los panes es el anuncio de la Eucaristía, pero lo es como algo que nos llevará mucho más allá de nuestra vida mortal, nos da la verdadera vida, la que no perece y se marchita, es el alimento que nos dará la fuerza para seguir en la misión que cada uno tenemos encomendada en nuestra vida, solos, sin brújula, ni mapa, no podemos seguir, tenemos que reconocer a Cristo como; camino, verdad y vida.


¡ALABADO SEA EL SANTÍSIMO SACRAMENTO!

¡ALABADO SEA POR SIEMPRE!


Javier Abad Chismol.

sábado, 14 de mayo de 2016

PENTECOSTÉS 2016


ENVÍA TU ESPÍRITU



Estamos en el tiempo de la plenitud del Espíritu Santo. Él es nuestro gran defensor, es el que impulso a Jesús en la vida pública, y ese mismo espíritu guío a la Iglesia en sus primeros pasos, y es más, no podemos olvidar que es ese mismo impulso el que nos sostiene y nos ánima a permanecer en la Iglesia de Cristo.

Concluyen en Pentecostés los cincuenta días de la Pascua y lo conmemoramos junto con la efusión del Espíritu Santo sobre los discípulos en Jerusalén, los orígenes de la Iglesia y por lo tanto, la misión de la Iglesia, una misión a la que se incorpora toda la humanidad, y que somos todos copartícipes. Por nuestra condición de bautizados, y por la gracia recibida en el bautismo nos incorporamos a la misión.

La presencia del Espíritu tiene una triple finalidad: primero continuar en la Iglesia en el plan de la historia de la salvación para con toda la humanidad; segundo: para llevar a término la obra comenzada por Cristo después de la Ascensión del Señor y convertir de esta manera a los discípulos en mensajeros de paz y perdón; y tercero: para que el Espíritu Santo comunique sus dones a sus fieles a favor del bien común y de la Iglesia.

Los dones del Espíritu Santo son siete: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.

Que al igual que los discípulos en Pentecostés podamos llenarnos de la gracia para poder entendernos todos los hombres con el lenguaje universal del Evangelio que es la caridad y el amor.

Dejemos que el Espíritu actúe en nuestras vidas para llevar a término la misión encomendada a la Iglesia que es el anuncio del Evangelio, de la verdad que nos hace libres.


JAVIER ABAD CHISMOL

viernes, 22 de abril de 2016

V DOMINGO DE PASCUA C-2016


HE AQUÍ QUE HAGO TODAS LAS COSAS  NUEVAS



Nos encontramos ante una Iglesia naciente, una Iglesia joven que nace en medio del anuncio del Kerigma y de la persecución. Pablo y Bernabé visitaron las distintas comunidades con el objetivo claro de dar ánimo a todos y a ser capaces de perseverar a pesar de las persecuciones. Como siempre nos viene ese sentimiento de desconcierto, de no entender, de cómo el anuncio del Evangelio, de la Buena Noticia, que es algo bueno para el hombre, es rechazado en muchas ocasiones de una manera cruenta, porque no es que aparten la mirada, sino que el rechazo se hace activismo y llega incluso a querer acabar la vida de los cristianos y de sus mensajeros.
Esto nos llena de dudas a todos nosotros, “la tribulación es una prueba”, porque no siempre haciendo las cosas bien, es decir, haciendo la voluntad de Dios, recibimos el bien, ¿es la cruz un fracaso de Dios? Es un intento de matar a Dios, pero no un fracaso porque él vence la muerte con la resurrección, y no toma en cuenta el mal del hombre porque quiere que todos los hombres se salven.
San Juan contempla en el Apocalipsis, como Dios vence al mal y a los poderes de este mundo, vence la injusticia, el dolor, la muerte, el que cree en Jesucristo se convierte en una criatura nueva, pasa de la muerte a la vida, es el peregrinar desde la Jerusalén terrestre a la Jerusalén celeste, es la  victoria del bien sobre el mal, de la vida sobre la muerte.
Jesús nos invita a no caer en las actitudes del mundo, nos llama al amor y la caridad, y esta empieza entre los más cercanos, no podemos decir que amamos al señor si luego entre nosotros nos odiamos, nos dice Jesús que reconocerán que somos discípulos por el amor de unos a los otros.
Javier Abad Chismol


viernes, 15 de abril de 2016

IV SEMANA DE PASCUA C-2016


“YO DOY LA VIDA POR LAS OVEJAS”


Los discípulos estaban llenos de ánimo y esperanza para seguir anunciando al Señor, para decir en todos los pueblos y en todas las plazas que Cristo había muerto por todos ellos, que se había entregado para la salvación del mundo. No hacían caso de los ataques sistemáticos de los judíos, que no reconocían a Jesús, que afirmaban que era un blasfemo y un farsante, que no se reconocían culpables de la muerte de ese, de ese falso mesías.

La envidia les podía, no lo podían soportar, y es curioso esos eran los religiosos, lo mismo ocurre en nuestro mundo, muchos de los que dicen ser religiosos, cristianos o católicos, luego resulta que no ven nada en Jesús, no cumplen los mandatos, no vive según el Evangelio, la religión como una forma concreta de actitud, es decir, apariencia religiosa pero fondo ateo.

Juan vio en su sueño del Apocalipsis una muchedumbre inmensa, los que venían de la gran tribulación, los que han vencido la muerte, el pecado, la tiniebla, es la trascendencia de este mundo, donde no habrá ni llanto, ni sufrimiento, ni dolor, son los que han sido purificado por la sangre del cordero, es decir, Jesús muere por nosotros baja a los infiernos y nos salva, nos saca del error y del engaño, ese engaño que busca una felicidad abstracta al margen de Dios.

Hoy escuchamos la voz del buen pastor, aquel que da la vida por sus ovejas, que las cuida, las protege, porque no quiere que ninguna se pierda, porque no quiere que andemos como ovejas sin pastor, porque no quiere que caigamos en manos del mal, de los lobos de este mundo que quieren devorar al rebaño.

Nosotros conocemos su voz, y le seguimos, no es decir un si pequeño, es llevarlo a plenitud y en coherencia en nuestra vida nuestro ser cristiano.

Javier Abad Chismol


sábado, 9 de abril de 2016

III DOMINGO DE PASCUA C-2016



HAY QUE OBEDECER ANTES A DIOS QUE


 A LOS HOMBRES



El ser humano está tentado a desobedecer a Dios, de querer engañarlo, de ignorarlo o de esquivarlo, de preferir las cosas del mundo antes que la oferta de Dios. Todo fruto de la debilidad del corazón, de la tentación del maligno y del abuso del hombre de la bondad de Dios. Siempre parece ser más atractivo aquello que aparentemente es más placentero más cómodo, que el esfuerzo de morir a uno mismo para seguir al Señor.

Hoy vemos como los discípulos eran regañados y amenazados por los fariseos y las autoridades del momento, no reconocían a Jesús, y menos que era el Mesías, y menos todavía de que eran culpables de la muerte de ese, de ese inocente o de ese farsante tal como defendían sus acusadores y culpables de su asesinato.

El mal actúa de este  modo, engaña, ocurre lo mismo como cuando un grupo terrorista justifica su acción en nombre de la política, de la opresión o de la libertad, es el asesinato justificado por la causa mayor. Lo mismo hicieron con Jesús ponía en peligro el poder de Roma y ponía en peligro la religión judía y su estatus, por eso lo mataron, porque la verdad que molesta se ahoga en la justicia de hombres que está pervertida por los poderes y afanes de este mundo. Por eso tenemos que obedecer antes a Dios que a los hombres, para no sucumbir a los poderes del mundo que provienen del maligno.

Los judíos se llenan de rabia, los castigan, pero ellos siguen adelante. Es la forma de demostrar el amor de Dios, ahora resuenan las palabras de Jesús en nuestro corazón y nos la interpela a cada uno de nosotros, nos pregunta ¿me amas? ¿Qué vamos a responder? Seguro que un sí rotundo, pero el Señor nos volverá a preguntar ¿me amas? Y al final con temor y temblor le diremos que si tímidamente, e incluso avergonzados porque nos damos cuenta de lo frágiles que somos, de la cantidad  de veces que como Pedro le negamos, nos avergonzamos.

Hoy le pedimos al señor que nos ayude, que nos de la fortaleza de volver a tirar las redes, de salir a pescar, de anunciar la Buena Noticia, que seamos valientes y que pongamos nuestra confianza en el Señor.


Javier Abad Chismol

jueves, 24 de marzo de 2016

JUEVES SANTO 2016


NOS AMÓ HASTA EL EXTREMO


Celebramos hoy un acontecimiento muy importante en nuestras vidas, un acontecimiento que actualizamos cada año, hoy conmemoramos el amor tan grande que ha tenido Dios con todos nosotros, un amor que llega hasta el extremo, que llega a sus máximas consecuencias.
Hoy muchos empiezan un periodo vacacional, un tiempo de ocio y de disfrute, muchos seguramente no sabrán bien incluso que es lo que estamos celebrando, en muchos lugares hoy jueves santo ya no es ni siquiera fiesta.
Para muchos el acontecimiento más importante de estos días es que comienza la primavera, el buen tiempo, y por lo tanto un momento ideal para tomar el sol y para descansar. Seguramente la cuaresma habrá pasado también completamente desapercibida, sólo se acordarán de la fiesta del carnaval y de un botellón gigante para festejar el cambio de estación.
Cada vez más el jueves santo se parece a aquella reunión de un grupo de hombres que se juntaron en una pequeña habitación para celebrar la última cena, la última cena del Hijo de Hombre con sus discípulos, con sus amigos, con su pequeño grupo de seguidores.
Hoy nos reunimos alrededor de la mesa del altar, para compartir el pan bajado del cielo, el misterio más grande de amor que el Señor ha dado a toda la humanidad, es el mismo Jesús que a través de las palabras de la consagración del pan y el vino se convierten en su Cuerpo y en sus Sangre, y se nos da a todos nosotros, pasa a formar parte de cada uno, es la culminación máxima de amor. Al hacerse accesible a la humanidad nosotros nos configuramos con Cristo, y es entonces cuando estamos capacitados para asemejarnos a Él, para que se pueda cumplir en nosotros pobres pecadores, la llamada a la santidad, a ser como Cristo y peregrinar por este mundo siguiendo las huellas del Maestro, que se hizo uno como nosotros para acompañarnos hasta el Padre.
Tanto amo Dios al mundo que nos entregó a su único hijo, y todo lo ha hecho por amor, Cristo a pesar de su condición divina no hizo alarde de su categoría de Dios, se hizo uno más con nosotros, pero además lo hizo para servir y amar a la humanidad entera hasta llegar hasta el extremo.
Se arrodillo ante sus discípulos para lavarles los pies, un gesto de humildad y de servicio, y es que el Hijo del Hombre ha venido a servir y no ser servido, ¿qué Dios se pone a servir? ¿qué amo de la casa sirve a sus criados? Sólo aquel que es el verdadero amor y busca el triunfo en la salvación de todos los hombres, que no quiere que ninguno de los que le ha dado el Padre se pierda, es el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas.
Pedro se negó a que Jesús le lavara los pies, pero aun así, Jesús le dijo con rotundidad, “si no te lavo los pies, no podrás contarte entre los míos”, y Pedro afirmo con rotundidad que sí, que las manos e incluso la cabeza.
Hoy conmemoramos y recordamos ese momento, la humildad del Señor, su entrega, su servicio, y su disposición a hacer la voluntad del Padre.
Hoy vemos a un Jesús sufriente, esperando que se cumpla la voluntad del Padre, Jesús sufre por nuestros pecados, por nuestra debilidad, y está dispuesto a cargar con nuestros pecados. Él que no había tenido pecado va a recoger los pecados de todos nosotros, se va a inmolar como el cordero de la pascua de los judíos, es el paso de Dios por y para toda la humanidad, ¡que amor tan grande!
Y es la sangre del cordero la que marca nuestras vidas, nuestras casas, nuestros acontecimientos, es ahí donde se encuentra la grandeza del Jueves Santo, es lo que celebramos hoy con gozo pero tristeza. Hoy contemplamos a un Jesús en el Huerto, sudando gotas de sangre, llorando, vemos al ángel del Señor ofreciéndole el cáliz de la salvación y de la redención, escuchamos al Jesús hombre, un Jesús sufriente que le pide al Señor que si el posible que pase este cáliz de amargura, un dolor que entrega hoy por todos nosotros, él es “el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, dichosos los que están invitados a la Cena del Señor”.
Hoy nos consideramos indignos hijos tuyos, viendo nuestro pecado y nuestra miseria, no nos vemos dignos de que el Señor entre en nuestro interior, en nuestra casa, pero sabemos que solo un gesto, una palabra nos salvará y nos dará la gracia de la verdadera alegría y de la salvación.
Hoy vamos a vivir y a actualizar esos grandes misterios, la humildad del Señor para darse por nosotros, para que con el gesto del lavatorio de los pies lave nuestro pecado, nuestras idolatrías, nuestras miserias, nuestras dudas y prejuicios, hoy le dejamos al igual que Pedro que nos lave aunque no lo entendamos, pero no importa porque eso es la fe y la confianza., es la figura del sacramento del Bautismo.
Celebramos también que nos da su Cuerpo y su Sangre, nos da la Eucaristía, y nos hace estar en Comunión el Señor todos los días de nuestra vida, hoy compartimos ese momento con el Señor porque queremos ser contado entre sus amigos y seguidores.
Y por último, le acompañamos a Jesús en el Monte de los Olivos, contemplamos a unos discípulos que se duermen que no saben estar vigilantes al igual que nos ocurre a nosotros, porque no somos capaces de estar atentos, que abandonamos a Jesús porque tenemos muchos quehaceres y cosas que nos despistan. Hoy sentimos esa llamada a estar vigilantes porque no sabemos ni el momento ni la hora.
Acompañemos a Jesús en el misterio del amor, acompañemos a Jesús en su camino del calvario, compartamos esos mismos sentimientos que se reavivan en nosotros, y que nos recuerdan que Cristo se entregó por nosotros y nos amó hasta el extremo.

Javier Abad Chismol.